Reflexiones que me hago así a bote pronto tras haberse conseguido ayer la dación en pago para una un compañero de la Plataforma:
1) Durante semanas – meses se intenta negociar con el banco para llegar a un acuerdo. El banco se niega ya no a negociar, sino a recibir al afectado.
2) Se decide hacer una acción: ocupar el BBVA para “obligar” a que el director escuche al afectado. 
3) El director del banco se niega a hablar, es más… El miércoles se vio obligado a cerrar la oficina todo el día. 12 mossos vinieron a proteger la sucursal. Le pregunté a uno de los mossos concretamente por qué estaban allí. Textualmente me dijo :”Hacemos falta en otras partes de la ciudad. Es lamentable que nos obliguen a estar aquí”.
4) El miércoles tarde el abogado del BBVA llama al afectado para ofrecerle un acuerdo consistente en una nueva trampa. De esas que parecen que te están perdonando la vida pero al final ves que con el tiempo terminas pagando más.

5) El jueves se vuelve al banco… Esta vez se consigue ocupar. Incluso hubo algún momento violento por parte de los trabajadores. Ya sabes, esos que parecen que van a heredar la empresa.
6) Ayer en la oficina se consigue la dación en pago. Vamos, entrega la casa y adiós hipoteca, tal como se hace en cualquier país civilizado.
Si ayer el banco tenía en mente dar la dación para qué tanto paripé? Para qué negarse a negociar o peor aún, para qué ofrece un acuerdo peor? 
Está claro, no? Quien no llora no mama. Ayer quedó demostrado que los bancos pueden dar la dación sin problemas… Es cuestión de actuar.
Si tenéis algún familiar con problemas hipotecarios que no se venga abajo, que acuda a alguna de las múltiples plataformas que hay por toda España.
Anuncios