Mañana empieza la campaña de la RENTA y para celebrar tan magno acontecimiento voy a empezar a escribir sobre normativa tributaria, concretamente de como nuestros políticos hacen leyes para ayudar al corrupto y fastidiar al asalariado.
Hoy para empezar hablaremos de un bonito Real Decreto que sacó ZP…
Cuando Rajoy sacó el tema del blanqueo de dinero la gran mayoría nos llevamos las manos a la cabeza… Incluso el PSOE puso el grito en el cielo ante tan injusta medida. Lo que calló el PSOE es que en el 2011 hicieron algo, casi peor, algo que el PP nunca ha echado en cara porque lo siguen manteniendo y claro… mejor que el “populacho” se altere con la amnistía fiscal y no se entere tanto de otras cosas…
El sábado 30 de julio de 2011, un día antes de las vacaciones de verano y justo cuando los informativos dedicaban minutos a hablar del calor y de la operación salida, el BOE publicó el RD 1145/2011.
¿De qué va ese RD? Pues va del blindaje total que el gobierno de ZP hizo al dinero que algunos españoles tienen en los paraisos fiscales. Narcos, tranficantes de armas, piratas somalíes, mafia rusa, dictadores o incluso ETA o Al-Quaeda pueden meter su dinero en España sin ningún problema.
¡Venga, ya!, dirá el lector bienpensante, ¿el PP o el PSOE aceptando dinero de ETA con la caña que estos les meten? Pues sí, y ese Real Decreto con un lenguaje enreversado dice que el NIF (Número de Identificación Fiscal), es “un mecanismo de control imprescindible para el seguimiento de todas las operaciones con trascendencia tributaria”, y claro, este NIF pone las cosas difíciles a quien tenga dinero negro, así que se redacta el RDA con el que se permite que lo extranjeros que inviertan en bonos del Estado y similares productos estatales, “puedan sustituirlo por otros mecanismos alternativos”. Sí, como lo lees, que si no tienes NIF, tranquilo, puedes buscar algo distinto.
Llegados a este punto el lector bienpensante dirá “ey, seguro que especifica cláramente cuales son esos mecanismos alternativos, España es un país serio que pertenece a la UE y no permitiría cualquier papelajo para identificarse”. Y aquí, el Geekindignado, osea, yo, respondo: JA!
Con esta normativa, para identificar el dinero, basta con presentar un documento en el que digas que ese dinero lo tienes metido ese ese sitio. Ejemplo: terrorista de Al-Quaeda que ha cobrado el rescate tras un secuestro. El terrorista mete el dinero en las Islas Caimán. El terrorista decide invertir ese dinero, pongamos 5 millones de euros, en bonos del Estado. Para hacerlo tan solo necesita presentar un documento que diga que ese dinero está en un banco en las islas Caimán. El terrorista compra los bonos sin problemas. Supongamos que saltan las alarmas en Hacianda, y un aguerrido inspector huele que hay gato encerrado… Pide a las islas Caimán información sobre el titular de la cuenta y claro… Islas Caimán es un paraiso fiscal que tiene una política totalmente opaca a la hora de facilitar información sobre sus clientes, por lo que nuestro aguerrido inspector de Hacienda se quedará con las ganas. Y como este RD permite que con solo decir que ese dinero está en un banco, se puede comprar bonos, pues todo es totalmente legal.
Sí, esta bonita forma de blanquear dinero la puso en marcha el PSOE cuando vió que nuestras cuentas empezaban a estar secas, y como siguen secas, el PP no ha revocado el RD.