Como buen salmón que es uno siempre suele ir a contracorriente, y en tiempos en los que los blogs están de capa caída por culpa de Facebook uno ha decidido abrirse uno. ¿El motivo? Porque como dice el subtítulo de este blog “140 carácteres son pocos para tanta rabia interna”. Temas como la tasa tupper, que las rentas del trabajo superen el 80% del IRPF, o las manifestaciones que se avecinan tras el verano, necesitan más de los 140 caracteres que nos ofrece Twitter.

Este blog no tendrá una periodicidad fija y en algunos momentos podrá incluso ser caótico. Lo mismo pondré post escritos por mí como enlaces que creo que deben ser muy tenidos en cuenta para entender según que temas.

No creo que esto sirva para mucho… bueno, sí… será una válvula de escape porque, al menos por ahora, es mejor soltar la rabia gracias a la libertad de expresión que lanzando un ladrillo contra el cristal de una sucursal bancaria…