De entre todo el material audiovisual relativo al #25S hay un vídeo que me ha llamado la atención por encima de todos, me refiero a ese en el que se ve como la policía detiene a una persona que resulta ser un compañero suyo. Por si no lo has visto aquí lo tienes:

¿Por qué me llama la atención? En un primer momento por lo mismo que a cualquier persona: es la prueba definitiva de la presencia de infiltrados entre los manifestantes. Aunque cierto es que algo así no tiene porqué ser malo, incluso diría que es bueno que existan infiltrados, siempre que la misión de estos sea detener a los alborotadores, pero no es por eso por lo que mis neuronas han empezado a funcionar tras visionarlo un par de veces. El motivo, o mejor dicho, los dos motivos están en por qué se produce la detención:

1) La policía detiene a este infiltrado porque éste estaba lanzando objetos o agrediendo a la policía. Esto demostraría que los infiltrados en vez de velar por la seguridad lo que hacen es perturbar el orden, por no decir que ellos son los que inician la algarada.

2) El detenido no estaba haciendo nada y la policía lo detiene porque pasaba por allí. Esto nos demostraría que la policía hace detenciones arbitrarias, algo que en un Estado de derecho está prohibido.

Sea la opción 1 o 2 lo que está claro es que este vídeo constata que de una forma u otra la policía está perturbando el buen orden democrático de este país y como mínimo la delegada del gobierno debería dar explicaciones.